Logo de la-cronica.net


SOCIEDAD / Leoneses ilustres

De guardia municipal a magnate en Coronita

Everest publica ‘Don Antonino Fernández, un empresario modelo’

Antonino Fernández Rodríguez en la actualidad.

Fulgencio Fernández León
Su nombre, Antonino Fernández Rodríguez, aunque todos en su proximidad le conocen por don Antonino. Precisamente la historia de la adquisición de ese ‘don’ incontestable es uno de los aspectos que más me interesan de esta persona”, escribe en las primeras líneas de la biografía sobre este leonés de Cerezales del Condado ha escrito un biógrafo ilustre, el poeta Antonio Manilla, y que ha publicado la editorial Everest en una cuidada edición con el significativo título de ‘Don Antonino Fernández Rodríguez. Un empresario modelo’, jugando con esa doble vertiente de empresario de éxito y de serlo al frente del grupo Modelo, en México. “Frisa los 90 años y tiene tras de sí la consolidación de uno de los grupos empresariales más grandes del mundo”.
Ese grupo que él consolidó es el que fundara otro leonés ilustre, otro que se ganó el ‘don’ de quienes le rodeaban: Don Pablo Díez, de Vegaquemada.
Pero hablar de ‘don Pablo’,‘don Antonino’ y el grupo Modelo es comenzar la historia por el final pues el libro del que hablamos centra buena parte de sus páginas en los primeros años de Antonino Fernández en su pueblo, Cerezales, su boda con una sobrina de ‘don Pablo’, su primera profesión de policía municipal, el salto a México y el éxito.
“De Antonino Fernández García, el progenitor de nuestro biografiado, se guarda grata memoria en Cerezales, recordándolo como líder y consejero (...) Un hombre alto y de complexión robusta que llevaba la voz cantante en los concejos” escribe Manilla de su padre, un hombre que enviudó joven y se casó dos veces. Con su segunda mujer tuvo 7 hijos, al último de ellos le puso su nombre.No ha olvidado este hombre a su primer maestro, Millán de la Riva Allende, y éste también vio en su alumno a un chaval avispado que “desde la primera clase demostró tanto su inteligencia como su rebeldía”.
Después de la guerra regresó a Cerezales, demostró su capacidad para los negocios asumiendo una deuda familiar que lastraba la economía de los Fernández y después comenzó a ganarse la vida como guardia municipal. “Antonino tuvo entre sus ocupaciones recopilar datos y hacer informes que permitieran anticipar los movimientos de organizaciones clandestinas o seguirle la pista a personajes considerados peligrosos”.
Su presencia en una de las fiestas de la comarca, la de Vegaquemada, el 15 de agosto, cambió el destino del guardia municipal. Allí conoció a Cinia González Díez, a la que llamó la atención su participación exitosa en el corro de aluches. Era sobrina del hombre más conocido del pueblo, don Pablo ‘El Americano’. “Mucha gente se fija en si la novia tiene o no tiene, pero no fue lo que me ocurrió a mí, nunca me importó si la mujer con la que casase fuera rica o pobre, fea o guapa, si a mí me gustaba no me interesaba lo demás. Lo que sí me importaba es que fuera honrada. Así que, cuando me enteré que era rica, pensé: a volar, no es para mí (...) En fin, es hoy que cada día le rezo el rosario, la tengo aquí, en el corazón, si ahora me llevara Dios con ella se lo agradecería. Punto. No puedo decir más”, le cuenta a Manilla.
— Mi tío es rico, pero yo vivo como tengo que vivir; recuerda que le dijo su mujer para explicarle que era independiente.
Antonino Fernández no quería “un duro de don Pablo” y lo que éste les daba, como los 5.000 duros de la boda (en 1945) “los metía en una cuenta a nombre de su mujer, no de los dos. También rechazó el primer trabajo que le ofreció el tío de su mujer en México, “tal vez por la arrogancia propia de la juventud”. Transcurrido un tiempo el poderoso empresario insistió, dobló la oferta y... “la única condición que le puse a don Pablo fue que si yo no servía me regresaba. Sin contemplación”.
No regresó, ni mucho menos. Se ganó la confianza de Pablo Díez pese a que “como no se pudieron pagar mis estudios, no los tuve y siempre estuve limitado en preparación”.
Nadie lo diría viendo el imperio que consolidó.

Publicidad
pix
publi
pix

© Promociones Periodísticas Leonesas, S.A.
Moisés de León, 49-bajo 24006 León (España)

Correos de La Crónica