Logo de la-cronica.net


NUEVOS TIEMPOS

Llegan las escuelas de pastores

Esta semana Asturias ha explicado su proyecto enLeón. Las hay también en Teruel, Cataluña o País Vasco

Un pastor, con su rebaño, en las montañas de León que si por algo destacan es por la calidad de sus pastos. MAURICIO PEÑA

M.C.C. / Agencias / León
Castilla y León también quiere tener su escuela de pastores. El pastoreo ya no es como antes. Hoy se necesitan profesionales capaces de sacar la máxima rentabilidad al ganado desde el conocimiento de los animales y, sobre todo, hay también razones medioambientales para evitar que una profesión milenaria caiga en el olvido o quede convertida en residual.
Esta semana, el impulsor de una de esos centros, Fernando García-Dory, ha pasado por las jornadas medioambientales de Ciñera de Gordón para contar su experiencia en la vertiente asturiana de Picos de Europa y explicar hasta qué punto el pastoreo es necesario para conservar la riqueza del planeta. La Escuela de Pastores de los Picos de Europa, con sede en Cangas de Onís, no sólo sirve para formar profesionales. Sirve también para recuperar viejas majadas y caseríos. “Es una experiencia muy positiva”, recalca Fernando García-Dory, quien reconoce el interés de las autoridades de Castilla y León por crear una escuela, que podría tener su sede en León por la tradición de sus pastores y la importancia que aún tiene el sector en la economía de muchos pequeños pueblos.
La creación de escuelas de pastores es una de las medidas en las que trabaja España para reflotar el sector ovino y caprino, en crisis de medios y de consumo en toda la UE desde hace años. En uno de los últimos consejos, los ministros de Agricultura debatieron posibles maneras para dar vida a un sector que, según acordaron los Veintisiete, “lleva muchos años mal” y está en una situación “más delicada que otros sectores”, en palabras de la ministra de Agricultura, Elena Espinosa.
“Creo que está justificado. Todo el mundo sabe que es una actividad difícil, dura, y que hay un cierto abandono, con lo cual queremos profesionalizar el pastoreo y al mismo tiempo también dar oportunidad de formación a gente inmigrante que a lo mejor desea realizar esa actividad”, añadió la ministra, que matizó que de momento sólo es un borrador, “Lo que está claro es que tenga o no dinero de Bruselas se hará”, concluyó Elena Espinosa en declaraciones recogidas por Ical.
El último proyecto se ha inaugurado en Cataluña. El pasado mes de abril se abrió la escuela de pastores del Pirineo, un proyecto itinerante que tendrá su sede en las comarcas leridanas del Pallars Sobirà y del Pallars Jussà. La primera Escuela de Agricultores y Pastores de Cataluña tiene 25 alumnos, de los que cinco son mujeres. Según sus promotores, dos son sus objetivos: instruir a los pastores en el manejo del ganado y mejorar lautilización de perros en el desempeño de su trabajo. Los cursos, que durarán cinco meses —uno de teoría y cuatro de prácticas—, servirán para formar a pastores de ovejas, vacas, cabras, yeguas y burros.
Cada vez más voces se niegan a ver a los pastores como algo caduco, meramente bucólico, como una estampa de otros tiempos. En España se calcula que hay 90.000 pastores (65.000 de ovino y 25.000 de cabras), porque las estadísticas del Ministerio de Agricultura no distinguen entre ganadería extensiva e intensiva. “En los últimos 15 años se ha mantenido estable este número, y ha aumentado el número de cabezas, porque los rebaños cada vez son más grandes”, señala Jesús Garzón, presidente de la asociación Concejo de la Mesta.
El gran problema, a su juicio, es la alta edad media de los pastores: “El gran problema es el relevo generacional, hay mucha gente a punto de jubilarse. Habría que montar escuelas de ganadería, al menos una en cada comunidad autónoma. Hay que reconocer que el trabajo de pastor es una profesión que requiere una cualificación alta: son ganaderos, son veterinarios, son ecólogos, manejan inversiones de 300.000 euros nada más empezar… Son grandes profesionales. Es la mejor garantía para el turismo de interior, el mantenimiento de los núcleos rurales, frente a los grandes incendios forestales”.
En el País Vasco funciona una de las escuela más antiguas. Auspiciada por el Gobierno vasco, tiene su sede en Oñati (Guipúzcoa) desde hace nueve años. “De lo que se trata es de crear estrategias y proyectos para que esta profesión no desaparezca, pues es útil social y económicamente, necesaria para el futuro sostenible del planeta”, señala Miren Elgarresta, veterinaria y coordinadora de Artzain Mundua, el colectivo que gestiona la escuela.
Por la escuela vasca pasan unos 17 alumnos cada curso, que dura seis meses, con una edad media de 25 años. “Queremos acabar también con el desprestigio social”, añade Elgarresta. “Es algo que ha llegado prácticamente inalterado hasta el siglo XXI desde muchos siglos atrás; por algo será. Eso sí, hemos visto que el futuro del pastoreo pasa por la formación y el apoyo de las administraciones”.
La cooperativa Cogala de Toro, en Zamora, ha elaborado varios estudios con el objetivo de impulsar la creación de una escuela de pastores, que sería la primera en la Comunidad de Castilla y León.
Todas las oportunidades son buenas para buscar asentar población y crear empleo, y eso es lo que se ha hecho en Teruel, donde su escuela de pastores pretende aprovechar al máximo sus recursos para frenar la acentuada despoblación que sufre desde hace décadas. La Escuela de Pastoras y Pastores, que tiene su sede en la localidad de Fortanete, forma parte del proyecto de desarrollo denominado «Savia Femenina», coordinado por la Diputación Provincial de Teruel. Es un proyecto financiado entre la Unión Europea, el Gobierno aragonés y la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Ovino de Raza Cartera. El objetivo es doble. De una parte, garantizar la continuidad de la actividad pastoril en las áreas rurales de la provincia y hacerlo con profesionales bien formados, tanto en las prácticas tradicionales del cuidado de los animales como en la gestión empresarial de las explotaciones ganaderas.
Aunque Zamora pida el proyecto, lo cierto es que León tiene muchas más razones para albergar su sede. La transhumancia y la Mesta fueron mucho más que una ruta de ganado.

Publicidad
pix
publi
pix

© Promociones Periodísticas Leonesas, S.A.
Moisés de León, 49-bajo 24006 León (España)

Correos de La Crónica