Logo de lacronicadeleon.es


SUCESOS / Tráfico en el mercado negro

Un asta más valiosa que los diamantes

El robo de tres cuernos de rinoceronte en el museo de Valdehuesa (Boñar) no es un caso aislado y se repite desde hace meses en otros puntos de España y Europa

E. Niño / León
El robo por la fuerza de tres cuernos de rinoceronte en el Museo de la Fauna Salvaje de Valdehuesa (en el municipio de Boñar) en la madrugada del pasado jueves, continúa siendo un interrogante abierto para la población de la zona que no da crédito al suceso.
Según informaron desde la dirección del propio museo a este periódico el pasado viernes, los asaltantes entraron por la puerta y provocaron ‘leves’ daños materiales, centrándose exclusivamente en los rinocerontes a pesar de la amplia colección que albergan las instalaciones.
En el lugar, la Policía Científica encontró diversos indicios, según ha trascendido, como cristales y candados rotos, así como las mazas con las que los ladrones irrumpieron ‘a tiro fijo’ en las instalaciones. Del mismo modo, también se conoce que los ladrones entraron en el museo utilizando inhibidores para evitar las alarmas y que el valor estimado de cada cuerno sustraído ronda los 40.000 euros.
Por el momento, no han salido a la luz nuevos datos de la investigación policial sobre el suceso, aunque lo que sí esta claro es el motivo: el alto valor de los cuernos de rinoceronte y su gran demanda entre traficantes.
Tal es la cotización de este material en el mercado negro, en especial en los países asiáticos, que el precio del cuerno de rinoceronte supera al oro, los diamante o la cocaína, con unos 57.000 euros por cada kilo. En este sentido, y según los datos de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) publicados recientemente, el precio en el mercado clandestino de un cuerno, según la especie, puede llegar a alcanzar los 230.000 euros.
La venta de este tipo de productos esta prohibida desde el año 1977 y tan solo es posible su comercialización, con los permisos adecuados, en Sudáfrica y Suazilandia.
Mitos contra el cáncer
El repunte tanto de los robos de cuernos de rinocerontes en museos, casas de subastas y viviendas particulares, como del aumento de la caza furtiva se debe a la creencia popular de que su uso medicinal puede ser beneficioso en los tratamientos contra el cáncer. Pese a que no existen pruebas científicas que demuestren esta creencia, el comercio de estos cuernos se ha disparado siendo, actualmente, Vietnam uno de los centros por excelencia del tráfico de cuernos de rinoceronte como punto obligado hacia su destino final en China.
Según la creencia popular, el tuétano pulverizado del cuerno de rinoceronte es afrodisíaco y se utiliza para combatir dolencias de diverso carácter como el reuma, la gota, la fiebre alta, la gripe o la hipertensión. Además, se cree que tiene algunas propiedades curativas eficaces contra enfermedades como la leucemia.
‘Amputados’
Los robos perpetrados en los últimos meses en torno a estos animales se centran en sus cuernos, amputando y serrando en la mayoría de los casos las astas de estos paquidermos. En agosto de 2011, un vecino de Alicante denunciaba el robo de una cabeza de rinoceronte disecada que tenía en su casa como trofeo. La pieza fue encontrada a los pocos días en un barranco pero con los cuernos arrancados. En septiembre del año pasado, unos ladrones irrumpieron en la casa del pintor Salvador Dalí en Portlligat con la pretensión de robar el cuerno de rinoceronte que adornaba el comedor. Los asaltantes abandonaron su actitud cuando descubrieron que se trataba de una réplica. En el resto de Europa también se han registrado estas ‘amputaciones’, en lugares como el Museo de Historia Natural de Gotemburgo (Suecia), las ciudades alemanas de Gifhorn, Bamberg y Hamburgo y el Museo de Historia Natural de Bruselas.

Publicidad
pix
publi
pix

© Promociones Periodísticas Leonesas, S.A.
Moisés de León, 49-bajo 24006 León (España)

Correos de La Crónica