Logo de lacronicadeleon.es  




   
 
Martes, 10 de abril de 2012
ECONOMÍA / Comercio

Su chuletón, gracias

La instalación de la primera máquina expendedora de carne de la ciudad despierta expectación en el barrio de la Palomera

El joven carnicero Ángel Sánchez Riaño recargando la máquina expendedora de carne. MAURICIO PEÑA

David Rubio / León
Todo el mundo que pasa por la acera se queda mirando. La curiosidad de la gente va más allá de una nueva carnicería que recientemente ha abierto sus puertas en el barrio de la Palomera, que siempre despierta expectación entre los vecinos. Los que van o vienen del campus de Vegazana, los vecinos que pasean por la avenida de la Universidad, se detienen a observar una máquina expendedora que de lejos parece exactamente igual que el resto de las que se reparten por toda la ciudad ofreciendo bebidas y bocadillos a los trasnochadores. Pero en el interior de ésta lo que hay son pinchos morunos, filetes de pollo y chuletones.
“La vi en una carnicería de Astorga y enseguida pensé que yo tenía que ser el pionero en poner una máquina como ésta en León ciudad”, dice Ángel Sánchez Riaño, el joven carnicero que desde hace un par de semanas regenta la carnicería Riaño en la avenida de la Universidad esquina calle El Encinar. Natural de Sabero, tiene experiencia en el sector de la carnicería a pesar de su edad, y eso significa que se sabe vender: “Aquí sólo hay productos de calidad y, concretamente, carne de la montaña de León, que es la mejor, el buey, que es nuestra especialidad, es de Valles del Esla, hay carne de Sahelices de Sabero, el embutido es de Riaño y todo lo que se puede encontrar aquí es de elaboración propia...”.
Esos productos de calidad son los que el cliente encontrará en la primera máquina expendedora de carne que se puede encontrar en León, que nace con la idea de que “la gente hoy en día tiene unos horarios locos, especialmente la gente joven, que hay mucha en este barrio, y por cuestiones de trabajo o lo que sea no se pueden planificar hacer la comprar y surgen las necesidades cuando las tiendas ya no están abiertas, sobre todo los fines de semana”, dice el propietario. Ése es, precisamente, el hueco que cubre la máquina que expende carne 24 horas al día, que cuenta con su propia cámara frigorífica como es lógico y que funciona básicamente igual que otras de similares características que desde hace años se pueden encontrar en diversos establecimientos.


Publicidad
pix
publi
pix

© Promociones Periodísticas Leonesas, S.A.
Moisés de León, 49-bajo 24006 León (España)

Correos de La Crónica