Logo de lacronicadeleon.es




Sábado, 05 de mayo de 2012
ENTREVISTA / Enrique Vila / Abogado y escritor

“Muy pocos padres adoptivos sabían que el niño era robado. No creían hacer algo ilegal”

Impulsor del colectivo SOS Bebés Robados, hoy participa en León en una jornada divulgativa que incluye una concentración de 11:30 a 13:30 horas en Botines y la presentación de su libro ‘Mientras duró tu ausencia’

ELENA F. GORDÓN / León
SOS Bebés robados ayuda a personas que sospechen ser víctimas de apropiación indebida de un familiar menor o de una adopción irregular. En León cuentan con una veintena de socios -un centenar en toda la comunidad-. A las cuatro de esta tarde se reúnenen el Rancho Chico (Eras de Renueva). Vila, que lleva 23 años buscando a su madre biológica, es la cabeza más visible de un movimiento que no para de crecer.

¿Qué le dice a una persona que crea que puede ser un bebé robado o una madre a la que le hayan podido quitar a su hijo?
Lo primero que hay que hacer es pedirayuda. Ponerse en contacto con SOS Bebés Robados. En Castilla y León funciona muy bien y que pregunte porque le informarán de todos los trámites, le pondrán en contacto con cualquiera de los abogados que trabajamos en esto y los pasos a seguir. Si es una madre, tiene que pedir la historia clínica de su parto, a la que tiene derecho, y ver si efectivamente su hijo falleció, acudir al cementerio, pedir las hojas de ingreso y si tiene alguna dudahabría que pedir una exhumación. Y denunciar a Fiscalía, claro, y es el fiscal el que pedirá las pruebas si estima que hay delito.

¿Y en cuánto al ánimo, a la actitud?
Si llegan a un reencuentro es siempre muy agradable. Es posible encontrar, hay que animarse, armarse de muchísima paciencia porque es un camino largo y muy difícil. Yo llevo 23 años buscando a mi madre, aunque todavía no sé si soy robado o no; simplemente no he encontrado todos los archivos de la iglesia, que es el último reducto. Todos, los adoptados y los hijos robados tenemos derecho a saber y a encontrarnos con nuestra familia biológica.

¿Qué opina de quienes defienden que es mejor no remover las cosas?
Me gustaría que estuvieran en nuestra situación para que lo comprendiesen. Está claro que los cobardes se pueden esconder pero siempre tendrán la duda. Yo creo que cualquier persona que tenga posibilidades de encontrar va a buscar. Lo que hay que hacer es animar a la gente y sabiendo que existe la posibilidad de que al final no se encuentre. Pero hay que intentarlo. Normalmente, quien dice que no busquemos tiene a sus padres y a sus hijos bien cerca.

Los padres adoptivos, ¿son también víctimas?
Además, son los grandes olvidados. Se habla poco de ellos y cuando se habla, por desgracia, se habla mal. Yo tengo muy buen recuerdode mis padres adoptivos. Yo creo que el 80% de padres adoptivos no sabían nuestro origen incierto. Creían que no estaban cometiendo una ilegalidad. Muchas veces pensaban que la madre biológica entregaba voluntariamente el bebé y que parte del dinero que habían donado era para ella. Muy pocossabían que el niño era robado, si lo era. Otra cosa es que si lo inscribían como propio, sabían que algo raro tenía que pasar. Pero el origen delictual de la criatura muy pocos lo sabían.

¿En qué momento estamos en España en lo que se refiere a esta tarea en la que ustedlleva años?
Yo estoy buscando a mis padres biológicos. Ahora mismo es el boom de los niños robados, están denunciados los casos y se ha avanzado bastante. El derecho a conocer nuestro orígenes biológicos antes del año 2000 no existía. A partir de entonces, cualquier hijo adoptado tiene derecho a conocer quiénes son sus padres biológicos. Pero centrándonos en el tema de los niños robados, ahora hay una investigación por parte de la Fiscalía. Los abogados sabemos que esto siempre es muy lento, tenemos que tener mucha paciencia pero están investigando.

¿Qué responsabilidades se pueden pedir por lo ocurrido y hasta dónde se puede llegar?
Se trata de delitos muy graves. Si hay una responsabilidad civil, la posible indemnización es incalculable y no es el momento de pensarlo. Hablamos de un ser querido del que te separan durante toda la vida. Esto es tremendo. No sé en cuanto se puede evaluar. Pero tiene que haber responsabilidades penales y espero que las haya.

¿Qué resulta más complicado para avanzar en la localización de la persona que se busca?
Sobre todo el acceso a los archivos. En mi caso es clarísimo. Todavía no sé quién es mi madre biológica porque los archivos eclesiales son muy cerrados. No quieren cumplir la ley. Los archivos privados, de clínicas, de la Iglesia, son los más difíciles de acceder porque si no los quieren entregar es tan fácil como decir que se han destruido. También las exhumaciones; muchas veces no hay restos, no se sabe exactamente dónde estaba enterrado el supuesto bebé. Y el gran problema de todos los casos es la prescripción. Si se entiende que han prescrito y no se tiene que seguir investigando, difícilmente se puede llegar a la verdad porque el juez va a decir que no hay caso porque han pasado los 15 años que establecen. Esto es tremendo.Es un problema muy debatido, el gran problema.

¿Esto puede cambiar?
Espero que sí. El Fiscal General del Estado nos prometió que dictaría una orden, por así decirlo, unificando criterios y esperemos que sea la no prescripción.

La Conferencia Episcopal ha dicho que va a colaborar...
Lo veremos dentro de poco porque vamos a pedir judicialmente a la Madre Superiora del convento donde nacieron muchos valencianos, la Casa Cuna Santa Isabel, que nos dé los datos de nuestras madres. Veremos si es cierto. Yo creo, sinceramente, que es cara a la galería. Llevan 23 años sin querer decirme quién es mi madre. Me parece de muy poca vergüenza decir ahora que está tan en boga el tema que van a ayudar, sinceramente. Ojalá.

Se ha hablado de que podría haber 300.000 casos entoda España... ¿Es calculable?
Yo lo hago por la práctica de mi despacho. Llevo muchos años y el 15% de consultas que llegan a mi despacho sobre búsqueda orígenes biológicos son de hijos falsos, que no son adoptados y que son adscritos como propios sin serlo. Pero es muy difícil el cálculo porque muchos españoles van a fallecer con la mera sospecha porque no pueden saber que no son hijos de sus padres. Muchos habrán fallecido ya y la casualidad habrá querido que se parezcan físicamente a sus padres falsos y es imposible a no ser que alguien te confiese esa circunstancia.

Eso será complicado...
Claro, unos padres que han inscrito como propio a un hijo sin serlo no se lo van a confesar nunca. Yo me enteré de que era adoptado a los 23 años. En mis papeles no había ninguna falsificación pero no dudé nunca; hasta que no encontré un papel de casualidad, no sabía que era adoptado.

En el camino recorrido, ¿qué momentos le han producido mayor satisfacción y cuáles más amargura?
A partir del 99, cuando se reconoce el derecho a saber de todos los adoptados. Otros países no reconocen ese derecho. Y cuando el Fiscal General del Estado acepta nuestra denuncia en mayo del año pasado y eso abrió la investigación de robos de niños en toda España. Y momentos amargos, cuando han empezado a archivarse las denuncias, simplemente argumentando que han prescrito.

¿Se sienten respaldados ?
En general, sí. Lagente nos comprende. No todos los que buscamos son hijos robados pero todos tenemos derecho a buscar, tanto los que le fueron arrebatados a sus padres como los que fueron entregados voluntariamente y adoptados. Cada vez detecto más comprensión, sobre todo hacia las madres a las que les quitaron sus hijos. El sufrimiento de la mujer que tiene casi la certeza de que le han quitado a su hijo es tremendo, indescriptible.

A las siete de esta tarde presenta en el Centro Comercial León Plaza su obra ‘Mientras duró tu ausencia’ un relato que califican de conmovedor...
Ha habido algunas licencias literarias pero está basado en hechos reales. La historia de la protagonista es real. Nació y dio a luz en la misma Casa Cuna sin saber ni siquiera ella que era una niña robada. Se desarrolla en los meses en los que yo nací, porlo que es muy posible que esté contando también la historia de mi madre biológica. La protagonista, María, es la única persona viva que coincidió físicamente con mi madre.

Es un relato para emocionar a cualquiera...
Es una novela que quiero que llegue al gran público para que conozca nuestro problema. Mis anteriores obras eran ensayos y esto es una novela que puede leer cualquiera. Es un testimonio que se sabe que es real y muy impactante.


Publicidad
pix
publi
pix

© Promociones Periodísticas Leonesas, S.A.
Moisés de León, 49-bajo 24006 León (España)

Correos de La Crónica