Logo de lacronicadeleon.es




Domingo, 28 de abril de 2013
FETIVAMENTE / Fulgencio Fernández /

Ya aviono por donde le entra el agua al coco

Son como niños. Sólo les faltaba el triciclo y ya lo tienen. Eléctrico además, como los coches de los bomberos de Jamobyl. Lo que pasa es que nos tenían despistados con los hablajes y mirábamos para ellos como si fueran alguien.
Hasta que el otro día cuando la Virgen de Fátima, Bañez, le llamó al Mambisín (que se llama así porque marchó para Cuba) “español con movilidad exterior” ya dijo Mediagorra: “¡Ustia!, ya aviono por donde le entra el agua al coco,aquí la cosa consiste en decir, tirar y usté disimule”.
Y nos pusimos todos a jugar a lo mismo, a bautizar ministros y otros ornitorrincos que andan por el telediario, ya que ellos bautizan las cosas para que no parezcan mentiras. Todavía no habíamos cortado la cinta cuando Sidoro ya llamó a la Virgen, de Fátima, “la escarretá”, porque albañil que ve con el carretillo se lo quita.
La verdad es que antes de abrir la veda al nuestro Montoro, del que no somos nada partidarios, ya le llamaba Mesiapraos, sin explicación, El Caliguino.
- ¿Tú crees que se le puede llamar de otra manera?
La verdad es que no, aunque os confiesio que yo —que sólo soy el secretario y tomo nota y ni chus ni mus— ya había avionado que Montoro les pone. Primero habían decidido en sesión extraordinaria que no les valía ni para llevar la vaca al toro —“que hay que ser muy inútil porque el trabajo no lo haces tu, lo hace el toro”, decía la resolución— y después no lo quisieron para hacerle la sustitución al alcalde en verano porque no pasó la prueba de tener conversación en un puticlú cuando se le enrosca una garota, que le ajusta las gafas a las orejas y a la cabeza de manera consecutiva y le pregunta si “¿hacemos algo mi amol?” y él le dice que “si ustedquiere que hablemos de inflación, deflación y regresión?”.
- Vale, mi amol, pero con condón.
Y, sin embargo, mira tú por dónde (que yo no traje las gafas de lejos), hay una tendencia generalizada a creer que De Guindos sí puede pasar el corte de la conversación en los bares de luces coloradas con señoritas que fuman. “A Baldrogas lo veo yo con más apacidad de movimientos entre voces que le gritan mi amol, como que él sí se va creer que se lo dicen por su cuerpo más que por su cartera.
Oye, todo en legítima defensa.



Publicidad
Publicidad
pix
publi
pix

© Promociones Periodísticas Leonesas, S.A.
Moisés de León, 49-bajo 24006 León (España)

Correos de La Crónica